Rascafría: Encanto natural y monumental

Rascafría nos traslada a la Edad Media, donde este territorio formaba parte del reino de Toledo; esta localidad nos regala la desconexión del ajetreo de la urbe gracias al disfrute de la belleza que ofrecen sus bosques densos y montañas.

En la Sierra de Guadarrama, a 1200 metros sobre el nivel del mar, se encuentra Rascafría, una localidad perteneciente a la Comunidad de Madrid en España; considerada como una de las joyas naturales de esta región.

Rascafría nos regala la desconexión del ajetreo de la urbe gracias al disfrute de la belleza que ofrecen sus bosques densos y montañas; el poder respirar aire puro rodeado de la paz que trae consigo la naturaleza. Este pueblo del Valle de Losoya se ubica al norte de la capital española, cuenta con diferentes rincones atractivos tanto arquitectónicos como naturales…  En este articulo hablaremos de algunos de ellos, los cuales se pueden visitar en cualquier época, apreciando su apariencia cambiante; revelando o destacando características particulares de acuerdo con la estación del año.

Belleza natural de Rascafría
Fotografía: Rafael Alejandro Escalona abril 2022

El origen de Rascafría nos traslada a la Edad Media, donde este territorio formaba parte del reino de Toledo, posteriormente reconocido junto a los lugares adyacentes como Poblado de Segovia, hasta que; a mediados del siglo XIX, pasó a ser territorio de Madrid.

El Pueblo de Rascafría

Iniciamos nuestro recorrido caminando por el centro del pueblo, que cuenta a día de hoy con 1500 habitantes aprox. y con edificaciones que son patrimonio histórico cultural del país.

Pueblo de Rascafría Comunidad de Madrid
Fotografía: Rafael Alejandro Escalona abril 2022

“El ayuntamiento” o la casa consultoríal, de estilo neomudéjar, data de principios del siglo XX, su fachada presenta detalles en ladrillo que captan mucho la atención; frente a esta edificación se encuentra la “Plaza de la Villa”; punto de encuentro de los lugareños y de los visitantes esporádicos, es considerada el corazón del pueblo.

Ayuntamiento de Rascafría del siglo XX,
Fotografía: Rafael Alejandro Escalona abril 2022

Con su torre de más de 20 metros de altura, que se puede observar desde prácticamente cualquier punto del poblado, está la “Iglesia de San Andrés Apóstol” cuyo origen se remonta al siglo XVI. Es una de las construcciones con más importancia histórica que tras sufrir el impacto de la Guerra Civil (1936-1939) ha tenido varias restauraciones.

Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1982 ya que, en su interior, se encuentran almacenadas diferentes obras: esculturas, bóvedas góticas y el púlpito plateresco.

Además de los puntos de interés arquitectónico, en el pueblo hay diferentes comercios y establecimientos donde se pueden descubrir productos tradicionales hechos por los mismos locales; por ejemplo: el monasterio, un delicioso dulce relleno de forma clásica con nata, que según nos cuentan sus obradores, la receta fue creada por monjes del Monasterio Santa María de El Paular. Recinto que se ubica a 15-20 minutos caminando desde la Plaza de la Villa.

“Iglesia de San Andrés Apóstol” cuyo origen se remonta al siglo XVI
Fotografía: Rafael Alejandro Escalona abril 2022
Lugares específicos que nos regalan la oportunidad de admirar el recorrido disfrutar del silencio y paz de la naturaleza

Muchas personas que visitan Rascafría van con el objetivo de rodearse de la naturaleza. Su recorrido es placentero gracias a sus senderos que ofrecen hermosas jornadas de senderismo aptas para toda la familia uno de ellos es el paseo a las orillas del río Losoya. Este se extiende unos 2 kilómetros hasta llegar puente del Perdón; durante su recorrido también se pueden observar animales como vacas, becerros, caballos, ovejas, gallinas y gallos dentro de las granjas que se ubican a lo largo del camino.

Mientras exploramos el camino, los senderos nos sorprenden con imponentes vistas a las montañas y el susurro del río acompañando nuestros pasos; nos topamos con lugares específicos que nos regalan la oportunidad de admirar el recorrido de las aguas, disfrutar del silencio y paz de la naturaleza y el obtener, porque no, bonitas fotografías para el recuerdo.

El Puente del Perdón

Continuando el camino nos topamos con una obra antigua, elaborada de piedra que permite el paso sobre el río Lozoya, el “Puente del Perdón”. Se intuye que los monjes del Monasterio utilizaron por muchos siglos este cruce mediante un puente de estructura más sencilla elaborado de madera, pero desaparecida tras las crecidas constantes del río; hasta la construcción de este puente a principios del siglo XIV, posteriormente en el siglo XVIII se construyó otro nuevo a consecuencia del deterioro. La intención, no sólo era conectar ambas orillas sino facilitar la comunicación entre el Monasterio y la fábrica de papel “Los Molinos”.

“Puente del Perdón” Rascafría Madrid
Fotografía: Rafael Alejandro Escalona abril 2022

Su nombre tiene su origen en que, sobre él, los presos recibían su sentencia, siendo liberados o condenados. Los tres arcos de medio punto que lo conforman y los bancos semicirculares de granito labrado que permiten admirar los alrededores resaltan su diseño… Todo ello lo convierte en un monumento muy fotogénico.

Monasterio de Santa María del Paular

El “Real Monasterio de Santa María de El Paular” es la joya monumental más grande que tiene esta región; protagonista de Rascafría que resalta con su estilo arquitectónico imponente y sublime rodeado del paisaje natural de la localidad.

Su construcción empezó a finales del siglo XIV por órdenes de Enrique II, Rey de Castilla, prolongándose durante varias décadas debido a las numerosas guerras; hasta el reinado de Isabel la Católica (1475-1504) donde tomó su forma final bajo la dirección del arquitecto Juan Guas.

 “Real Monasterio de Santa María de El Paular” es la joya monumental de Rascafría
Fotografía: Rafael Alejandro Escalona abril 2022

Por un buen tiempo el Monasterio del Paular, estuvo habitado por la orden de La Cartuja y hasta que en 1942 la vida religiosa lo ocupó nuevamente. Actualmente el espacio lo rige la “Congregación Sublacense”; formada por monjes benedictinos quienes continúan con la tradición de elaborar y comercializar licores, quesos, dulces entre otros productos autóctonos. Además de realizar visitas guiadas y recibir a mujeres y hombres que deseen hospedarse y vivir una experiencia monástica.

Muy cerca del Monasterio, paralela al paseo a las orillas del rio, está la Ruta Azul. La cual conduce a sumergirse en un precioso bosque que contiene en su mayoría árboles altos de especies de origen nórdico, creando un ambiente mágico y ameno, su nombre es “El Bosque finlandés”.

Bosque Finlandés

Como hemos comentado, este encantador bosque evoca a un escenario de cuentos de hadas, lleno de álamos, abetos, una cabaña que se asemejan a entornos escandinavos. En sus profundidades se encuentra el Estanque con su embarcadero de madera; un lugar lleno de belleza y tranquilidad, es uno de los rincones más fotografiados.

Bosque Finlandés Rascafría Madrid
Fotografía: Rafael Alejandro Escalona abril 2022

Continuando el recorrido, están las presillas, un lugar ideal para pasar un rato agradable durante las altas temperaturas del verano. A este último rincón natural no tuvimos la oportunidad de visitarlo, pero se convierte en un excelente pretexto para volver y disfrutar de sus aguas, como también deleitarnos y tomar algunas fotos en el Mirador del Robledo; lugar donde se aprecia una grandiosa vista del Valle del Losoya, el Embalse de Pinilla del Valle y la cumbre de Peñalara.

Leyendas de Rascafría

Rascafría es un pueblo de leyendas y el nombre del puente del Perdón, específicamente de granito proviene de una de ellas: Cuenta la historia que, debido a la frondosa vegetación del valle y su difícil recorrido; este lugar fue el predilecto para grupos insurrectos y delictivos.

Las autoridades locales crearon una milicia llamada “Los Quiñoneros», quienes tenían la potestad de juzgar y hacer justicia; inclusive dictar veredictos con la pena máxima sin presencia de la corte.

El juicio de los imputados se realizaba sobre el puente, a unos se los se les perdonaba y se les soltaba los cuales cruzaban el rio hacia la libertad. Otros no corrían con la misma suerte y continuaban su camino a la muerte, la condena de los sentenciados se ejecutaba en la llamada “Casa de la Horca”, recinto cercano al puente.

Otra historia conocida en el poblado es la “Leyenda del Tuerto de Pirón”; Narra la vida de un personaje que andaba realizando robos a los ricos, asaltaba iglesias… El botín que obtenía se los entregaba a los más necesitados al estilo de Robin Hood, pero esta vez español. Se comenta que sus fechorías las realizaba por las noches y durante el día se escondía en un viejo Olmo de más de 3 siglos de edad que estaba en la Plaza Mayor del pueblo. 

Articulo: Sofía T. Alves – Rafael Alejandro Escalona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!